Presiones orientativas

Hay algo muy claro: Unas cubiertas montadas en llantas anchas trabajan de forma óptima con menos presión que la que se utilizaría en unas llantas estrechas. A pesar de usar menos presión con la llanta ancha, al estar los flancos de la cubierta más verticales, sustentan el peso del ciclista con menos presión, la cubierta tiene menos flaneo y la banda de rodadura mucha mejor acomodación a las irregularidades del terreno. Pero las presiones siempre dependen del gusto y estilo de conducción de cada ciclista, que tiene que encontrar las suyas idóneas y seguras.

Hay que tener en cuenta:

  • Estilo de conducción: Evidentemente a mayor agresividad en la conducción, más presión se debe utilizar para que no haya riesgo de dar un llantazo con algún obstáculo anguloso.
  • Balon de la cubierta. Los fabricantes de cubiertas dan medidas poco consistentes del ancho de sus cubiertas. Y además, comparando dos cubiertas con el mismo ancho, una puede tener mucho mas balón (volumen) que la otra. Cuanto más anchas son las llantas, mejor les va montar cubiertas con mucho balón para poder bajar la presión con seguridad.
  • Tipo de terreno. Cuanto más pedregoso sea el terreno, menos se debe bajar la presión para evitar que una piedra con ángulos pronunciados deforme la cubierta hasta dar un llantazo, sobre todo con las cubiertas de menos balón

Recomendamos medir las presiones con un manómetro digital. Las bombas suelen tener manómetros con muchas desviaciones.