Carbono XC 30mm, bujes DT Swiss, juego de ruedas ligeras de 29" Ver más grande

Carbono XC 30mm, bujes DT Swiss, juego de ruedas ligeras de 29"

TrackStar 29 XC-30 DTx

Modelo de XC de 30mm descatalogado.


Lo sustituye con muchas ventajas los nuevos modelos PREMIUM de 4ª generación para XC:


- 29 PREMIUM-32XCL


29 PREMIUM-32XC

Pago seguro
Pago seguro

Ficha técnica

Uso recomendadoCross Country, Maratón
LlantasNEXTIE CARBONO 2ª generación
Tamaño de la llanta29"
Ancho de la llanta30 mm exterior / 25 mm interior
CaracterísticasTubeless Ready, hookless, fibra de carbono Toray T700.
Radiosa elegir: SAPIM CX-Ray elípticos 2,0-0,9/2,2-2,0mm máxima resistencia y ligereza ó SAPIM Race conificados 2,0-1,8-2,0mm, ambos negros
CabecillasSAPIM Polyax, 14mm, Secure-Lock, aluminio sellado, negras
Buje traseroDT-Swiss DT350 o DT240s, eje a elegir, tipo de núcleo a elegir, 18, 36 ó 54 puntos de enganche a elegir, anclaje de disco a elegir, negro
Buje delanteroDT-Swiss DT350 o DT240s, eje a elegir (también Lefty y RS1), anclaje de disco a elegir, negro. Opcionalmente con Torque Caps para RockShox.
Configuración32 radios acodados y 2 ó 3 cruces
Tubeless readySí. Con cinta tubeless de primera calidad y válvula de aluminio de 40mm.
Tensión de radiosa 125 kgf por radio (delantera izda, trasera dcha). Ecualizados con tensiómetro de precisión.
Centrado y aparaguadoTolerancia lateral: 0,1mm, tolerancia radial: 0,2mm, tolerancia aparaguado: 0,1mm. Centradas artesanalmente con instrumentos de precisión. Se entregan desestresadas para maximizar la estabilidad del centrado.
Peso con Straightpull 28h y Centerlock1.431 g. con radios CX-Ray
Peso con 32h y CenterLock1.477 g. con radios CX-Ray, 1.579 g. con radios RACE.
Peso con 32h y 6 tornillos1.546 g. con radios CX-Ray, 1.648 g. con radios RACE.
PesoPesos medidos con las dos ruedas tubelizadas y con válvula y núcleo para SRAM XD. El núcleo para 10/11v SHIMANO incrementa el peso en 23g.
Peso máximo admisible120 kg.
Ancho de las cubiertasRecomendado entre 2,0" - 2,55"
Presiones orientativasUnos 0,1-0,3 bar menos que en una llanta estrecha convencional. Depende mucho del ancho y balón de la cubierta, de lo pedregoso que sea el terreno y de la agresividad de la conducción.